¿Puede el uso de aceites esenciales ayudar a tratar el cáncer y sus efectos secundarios?

Quizás tenga un champú favorito de árbol del té o un baño con burbujas lavanda que utilice para relajarse. Los aromas a partir de aceites esenciales como estos pueden hacer que se sienta feliz y descansado, y a menudo son partes valoradas de los rituales de cuidado personal.

Y durante el cáncer, los aceites esenciales pueden ser útiles para algunas personas a la hora de ayudar a aliviar ciertos efectos secundarios del cáncer y su tratamiento, como la ansiedad y la dificultad para dormir. Debido a esto, algunas personas pueden preguntarse si los beneficios de los aceites esenciales se extienden para ayudar a tratar o incluso prevenir el cáncer. La respuesta sencilla es no. Ningún estudio ha demostrado que los aceites esenciales puedan tratar o prevenir el cáncer en las personas.

Sin embargo, su uso para aliviar ciertos efectos secundarios es valioso para muchas personas con cáncer. Aquí encontrará más información sobre los beneficios y riesgos del uso de aceites esenciales durante el cáncer, incluida la investigación que hay detrás de su uso para aliviar los efectos secundarios.

¿Qué son los aceites esenciales?

Los aceites esenciales son productos químicos extraídos de flores, plantas o árboles que están superconcentrados en forma líquida. Puede inhalar aceites esenciales a través de un difusor o masajearlos en la piel combinándolos con otros aceites o lociones.

Los aceites esenciales comunes incluyen:

  • Lavanda
  • Árbol de té
  • Jengibre
  • Manzanilla
  • Incienso
  • Hierbabuena
  • Eucalipto

Los aceites esenciales se utilizan con mayor frecuencia en la aromaterapia, que es la práctica de estimular los receptores del olfato en la nariz al utilizar estos aceites para ayudar a las personas a sentirse mejor física, emocional y espiritualmente. La aromaterapia tiene una larga historia, con sus raíces que se remontan a la antigua Roma y Egipto y, más recientemente, al siglo XX en Francia.

¿Pueden los aceites esenciales prevenir o tratar el cáncer?

Ningún estudio ha demostrado que los aceites esenciales pueden prevenir o tratar el cáncer en las personas. Es posible que haya visto artículos que afirman que los aceites esenciales tienen “actividad antineoplásica”, pero estos fueron estudios probables de cómo se comportaron las células cancerosas en una placa de Petri o en ratones con cáncer. Por ejemplo, el aceite de incienso impidió que las células del cáncer de mama se diseminaran en el laboratorio en un estudio de 2015 en el Asian Pacific Journal of Tropical Biomedicine (en inglés). En un estudio de 2012 realizado en BMC Complementary Alternative Medicine (en inglés), el aceite de incienso dañó las células del cáncer pancreático en el laboratorio y en tumores pancreáticos en ratones.

Sin embargo, es importante recordar que los resultados de los estudios de células en un laboratorio o en ratones experimentales no significan que el producto sea eficaz en la prevención o el tratamiento del cáncer en humanos.

¿Podrían los aceites esenciales ayudar con mis efectos secundarios del cáncer y su tratamiento?

El cáncer y sus tratamientos pueden provocar una amplia variedad de efectos secundarios físicos y emocionales. Los aceites esenciales se consideran un tratamiento complementario (en inglés) a los tratamientos médicos estándares porque pueden ayudar a las personas con cáncer a manejar los efectos secundarios de los tratamientos recomendados para el cáncer y del propio cáncer. Por este motivo, puede considerar probar tratamientos complementarios como la aromaterapia para ayudar a aliviar sus efectos secundarios. Más concretamente, la aromaterapia puede ayudar con el dolor, el sueño, la ansiedad, el estrés, la calidad de vida y, posiblemente, las náuseas y los vómitos.

Por ejemplo, un estudio de 2017 en el Oncology Nursing Forum (en inglés) de 50 personas hospitalizadas por leucemia halló que los aceites esenciales de lavanda, hierbabuena o manzanilla administrados por un difusor por la noche mejoraron el sueño en comparación con un placebo. Mientras tanto, en un pequeño estudio de 2016 de personas que recibieron tratamiento con yodo radioactivo para el cáncer tiroideo publicado en BioMed Research International (en inglés), la aromaterapia ayudó con un efecto secundario específico: la producción de saliva. Los participantes del estudio inhalaron una mezcla de aceite esencial de jengibre y limón o un placebo (agua) durante 2 semanas. Las personas que recibieron los aceites esenciales obtuvieron mejores resultados en cuanto a la prevención de daños en las glándulas salivales.

Algunos estudios también han indicado que la aromaterapia puede ayudar a tratar la ansiedad, pero la evidencia es limitada. Un estudio de 2003 en el Journal of Clinical Oncology no mostró ningún beneficio, pero un estudio de 103 personas de un estudio de 1999 en Palliative Medicine (en inglés) mostró que la adición de aceites esenciales a la masoterapia pareció mejorar los síntomas físicos y psicológicos de los participantes.

Ninguno de los estudios mencionados anteriormente se centró en el uso doméstico o personal de la aromaterapia, y la investigación en esta área es limitada. Sin embargo, muchos centros oncológicos importantes ya ofrecen aromaterapia como forma de tratamiento de apoyo.

El National Cancer Institute (NCI, Instituto Nacional del Cáncer) tiene una página web detallada que describe más estudios en los que los aceites esenciales han demostrado ser útiles para aliviar varios efectos secundarios del cáncer y su tratamiento. El NCI señala que muchos estudios no incluyen buenas descripciones de los aceites esenciales utilizados, lo que dificulta la comparación de estudios o la realización de análisis más amplios de los datos. Se necesitan estudios más rigurosos y grandes que evalúen los efectos de la aromaterapia.

Hablar con su equipo de atención médica es un buen primer paso si está considerando utilizar aceites esenciales, en la piel o en un difusor. Comente con su equipo de atención médica los efectos secundarios que experimenta y pregúntele si la aromaterapia podría ser útil como tratamiento complementario. Asegúrese de preguntar sobre sus riesgos individuales de utilizar la aromaterapia específica que está interesado en probar. Además, esté atento a los efectos secundarios no deseados del producto del aceite esencial, como enrojecimiento o irritación después de aplicar una loción cutánea. Considere probar una muestra pequeña mediante el olfato o en la piel primero para asegurarse de que no tiene una reacción fuerte o inesperada al producto.

¿Cuáles son los riesgos del uso de aceites esenciales?

A algunas personas les sorprende saber que, aunque estos aceites derivan de fuentes naturales, pueden seguir causando irritación o reacciones alérgicas, especialmente en personas con piel sensible o dañada. Algunos aceites esenciales cítricos, en particular, pueden reaccionar al sol. Algunas personas (en inglés) han experimentado tos u otros problemas respiratorios con el uso de un difusor para ambiente. Si se produce una reacción o irritación, deje de utilizar el producto de inmediato. No utilice nunca aceites esenciales sin diluir en la piel y mantenga los aceites esenciales alejados de los ojos.

Los aceites esenciales no están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (en inglés), a menos que haga afirmaciones para prevenir o curar enfermedades, así que depende de usted, el consumidor, decidir si el producto que está comprando es de buena reputación y de confianza. Puede comprar aceites esenciales que estén verificados como Sin organismos modificados genéticamente (en inglés) o que estén certificados como orgánicos por el Departamento de Agricultura de EE. UU. (en inglés), lo que significa que la empresa utiliza determinadas prácticas de calidad para fabricar el producto.

¿Cómo utilizo aceites esenciales?

Los aceites esenciales se pueden comprar en muchas tiendas de cadenas, farmacias o tiendas especializadas más pequeñas en línea o en su zona local. En muchos casos, está comprando el aceite esencial sin diluir, para ser utilizado añadiéndolo a una loción u otros aceites como aceite de almendra o de coco. También puede añadir aceites esenciales a un difusor para habitación para crear una niebla de vapor. Es importante tener en cuenta que, por lo general, los productos de aceite esencial no deben ingerirse.

Source