¿Qué deben saber las personas con cáncer sobre el consumo de agua alcalina?

El agua alcalina se ha convertido en una tendencia popular de consumo de bebidas, cuyos beneficios de hidratación y desintoxicación son pregonados por muchas celebridades y gurús del ejercicio. Es posible que también haya oído que el agua alcalina puede prevenir o servir para tratar el cáncer, pero ningún estudio ha demostrado que esto sea cierto.

¿Qué deben saber las personas con cáncer sobre el consumo de agua alcalina? Aquí, hablamos de lo qué es el agua alcalina, por qué la ciencia no respalda su uso por personas con cáncer y las recomendaciones generales sobre las formas de mantenerse hidratado durante su tratamiento contra el cáncer.

¿Qué es el agua alcalina?

El agua alcalina es agua con un nivel de pH más alto que el agua corriente del grifo. El pH se refiere a qué tan ácido o básico (también llamado alcalino) es algo, en una escala de 0 a 14, siendo 1 muy ácido y 14 muy alcalino. El agua corriente del grifo tiene un pH de 7, que se considera neutro.

El agua alcalina puede provenir de manantiales naturales que dan al agua un pH más alto. El agua alcalina también puede fabricarse añadiendo bicarbonato sódico al agua del grifo, utilizando una máquina ionizadora de agua o un sistema de filtración específico para crearla. Hoy en día, es común encontrar agua alcalina en el pasillo de la tienda de comestibles.

¿De dónde viene la idea de que beber agua alcalina previene o sirve para tratar el cáncer?

Algunas investigaciones (en inglés) han demostrado que los tumores son ácidos y que esta acidez puede ayudar a los tumores a crecer y sobrevivir. Por esto, algunas personas creen que comer alimentos alcalinos o beber agua alcalina puede ayudar a prevenir o servir para tratar el cáncer.

La idea atrajo la atención en 2002 con la publicación de una serie de libros llamada pH Miracle de Robert O. Young, que promovió la teoría de una dieta alcalina o de pH alto para tratar y prevenir enfermedades, incluido el cáncer. Más adelante, Young fue a la cárcel y se le ordenó que pagara más de $100 millones de dólares a una persona con cáncer (en inglés) que decidió no recibir el tratamiento estándar contra el cáncer y, en su lugar, siguió las teorías de Young sobre una dieta alcalina.

¿Apoya la ciencia el consumo de agua alcalina para el cáncer?

Hasta la fecha, ningún estudio ha demostrado que beber agua alcalina prevenga o sirva para tratar el cáncer. Esto puede ser porque el cuerpo humano hace un excelente trabajo de forma natural, manteniendo nuestra sangre en un nivel de pH estable de 7.3 a 7.4. El cuerpo tiene varias formas de equilibrar la acidez y alcalinidad de la sangre. Por ejemplo, las personas exhalan dióxido de carbono durante la respiración para normalizar el pH de la sangre. Los riñones también expulsan iones para ayudar a normalizar el pH de la sangre. Es un sistema muy preciso que no permite mucha desviación.

Debido a que el cuerpo trabaja constantemente para equilibrar los niveles de pH, beber algo con un pH más alto, como el agua alcalina, no afecta significativamente el pH general de la sangre o el pH de la sangre que llegaría a una célula o tumor canceroso en el cuerpo. Por lo tanto, aunque el agua alcalina está siendo promovida por algunas empresas o personas, la ciencia no respalda su uso para la prevención o tratamiento del cáncer. Sin embargo, algunas personas pueden disfrutar bebiendo agua alcalina por su sabor, y pueden estar dispuestas a pagar más para que sea embotellada o ionizada como agua alcalina.

Julie LG Lanford, MPH, RD, CSO, LDN

“El agua alcalina no mata el cáncer. Afortunadamente, nuestros riñones y pulmones mantienen nuestro pH estrictamente regulado, justo donde debería estar. Pero no se preocupe: el agua alcalina no dañará su cuerpo, simplemente le costará más”.— Julie LG Lanford, MPH, RD, CSO, LDN, dietista registrada y nutricionista con 15 años de experiencia trabajando en nutrición oncológica

¿Cuánta agua debo beber si estoy recibiendo tratamiento contra el cáncer?

Mantenerse hidratado es importante para cualquier persona con cáncer, especialmente si está recibiendo tratamientos contra el cáncer como quimioterapia, radioterapia y cirugía. Los efectos secundarios de estos tratamientos incluyen náuseas, vómitos y diarrea, que pueden causar deshidratación. Sus medicamentos contra el cáncer, cualquier infección que pueda tener y su entorno también pueden provocar deshidratación. Cuando está deshidratado, su cuerpo no puede funcionar correctamente. Esto se debe a que el cuerpo depende del agua para realizar ciertas funciones, incluido el transporte de nutrientes y oxígeno, el control de la frecuencia cardíaca y la presión arterial y la regulación de la temperatura corporal. La deshidratación severa puede provocar tensión arterial baja, fiebre, latidos cardíacos rápidos y desorientación o confusión. Conozca los signos de la deshidratación, como sequedad de boca, cansancio, mareos o dolores de cabeza, y llame a su médico si sospecha que está deshidratándose.

Por eso es importante beber mucho líquido a lo largo del día para mantenerse hidratado. Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) señalan que se deben tener en cuenta varios factores a la hora de averiguar cuánta agua deben beber los adultos al día (en inglés). Pregunte a su médico o dietista registrado sobre la cantidad de agua que debe beber diariamente según su plan de salud y tratamiento. Además, dígales si está considerando cambiar a agua alcalina y coméntelo con ellos. 

Source