¿Puede el uso de un microondas causar cáncer?

Los hornos de microondas son muy prácticos. En tan solo unos minutos, una bolsa de granos puede transformarse en un orbe de palomitas de maíz calientes o una cena congelada puede convertirse en una comida de varios cursos.

Pero, ¿qué pasa si se pone delante del microondas para observar esa bolsa de palomitas de maíz o plato de sobras? ¿Importa lo cerca que se encuentra? ¿Existe alguna posibilidad de que la radiación del microondas pueda causar cáncer?

Es una concepción mantenida por largo tiempo que el uso de un microondas puede provocar cáncer. Aquí, analizamos cómo funcionan los microondas, cómo están regulados, por qué es extremadamente improbable que emitan radiación y cómo puede utilizar esta máquina de forma segura para reducir los riesgos para usted y su familia.

¿Cómo funcionan los microondas?

Los microondas convierten la electricidad en un tipo de radiación electromagnética de baja frecuencia llamada microondas. Imagine la radiación electromagnética como un espectro de energía con ondas de radio y microondas en el extremo inferior y rayos gamma y rayos X en el extremo superior. Por ejemplo, la radioterapia para el tratamiento del cáncer utiliza rayos X para matar las células cancerosas y reducir los tumores porque los rayos X tienen más energía y, por lo tanto, pueden penetrar más profundamente en el organismo.

Un magnetrón, o tubo de vacío de alta potencia dentro del horno de microondas, crea las microondas y las paredes metálicas dentro del microondas constantemente hacen saltar estas ondas. Los microondas calientan los alimentos haciendo que las moléculas de agua del interior vibren. A veces, un plato rotatorio dentro del horno garantiza que todas las partes de la comida se golpeen por igual con las ondas para calentar la comida de forma más uniforme.

¿Por qué no sale la radiación del microondas?

La radiación permanece dentro del microondas siempre que las puertas estén cerradas. De hecho, los microondas están diseñadas para funcionar solo cuando las puertas están cerradas. Además, para garantizar la seguridad de los microondas, la Food and Drug Administration (FDA,  Administración de Alimentos y Medicamentos) estadounidense los regula. Es un estándar o una norma de seguridad que deben seguir los fabricantes de microondas. Por ejemplo, cada microondas debe tener al menos 2 cerraduras de seguridad independientes para evitar que funcione si se abre la puerta.

¿Puede la radiación escapar de un microondas?

Las normas de la FDA también dicen que solo una cierta cantidad de radiación puede filtrarse del microondas a aproximadamente 2 pulgadas (5 cm) de distancia o más. La cantidad es de 5 mililitros por centímetro cuadrado, que es un nivel de radiación que no es peligroso para las personas. Sin embargo, ha habido algunos casos infrecuentes de exposición a la radiación. La mayoría de los accidentes ocurrieron debido a que la radiación de microondas escapó a través de huecos en la puerta o sellos, según la FDA, añadiendo que sus reglamentaciones están diseñadas para evitar estas fugas.

Ubicarse más lejos del microondas reduce el riesgo de encontrarse con cualquier radiación del mismo. Esto se debe a que la energía del microondas disminuye a medida que se aleja del propio microondas. Intente estar a unos pies del microondas para reducir el riesgo de exposición al calentar los alimentos.

¿Puede persistir radiación o microondas en mi comida?

No. Los alimentos no retienen los microondas ni la radiación después de cocinar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) compara los microondas con el funcionamiento de las bombillas. “Cuando se apaga la bombilla, no queda luz”, según el sitio web de la OMS (en inglés). Del mismo modo, cuando se apaga un microondas, ya no hay radiación.

¿Suponen los microondas otros riesgos?

Es frecuente quemarse por derramar alimentos y líquidos calientes cuando se usa un microondas. Por ejemplo, una taza de agua puede sobrecalentarse en el microondas de formas diferentes a las de una estufa en la que puede escapar el vapor. El agua sobrecalentada es cuando el agua pasa por encima de su punto de ebullición, pero no aparece como agua hirviendo. Esto se debe a que, a diferencia del agua hirviendo en la cocina, no hay burbujas en una taza del microondas. Si altera el agua del microondas moviéndola o sumergiendo una cuchara, podría hacer que salgan burbujas del agua y hierva inmediatamente, lo que provocaría una explosión. Esto, a su vez, puede causar quemaduras graves.

Los derrames fueron la lesión más frecuente por microondas durante un estudio de 20 años de visitas a urgencias, según un estudio de 2013 (en inglés) en el American Journal of Emergency Medicine. En general, se calcula que se trataron 21 personas al día por lesiones relacionadas con el microondas, siendo las manos y los dedos los más afectados.

Consejos para usar un microondas de forma segura

  • Lea el manual de instrucciones que se incluye con el horno de microondas y siga sus recomendaciones.

  • Utilice solo recipientes de vidrio, cerámica o plástico seguros para microondas.

  • No utilice un microondas si la puerta no funciona, si observa huecos en los sellos o si hay otros daños en el microondas.

  • No permanezca justo al lado del microondas durante largos periodos de tiempo mientras cocina la comida.

  • Tenga cuidado con el agua sobrecalentada y siga las instrucciones del microondas para calentar el agua. Si los niños usan el microondas, hábleles sobre los riesgos de los alimentos calientes y las quemaduras por líquidos y enséñeles cómo usar el microondas de forma segura.

Source