Reunión anual de la American Society of Clinical Oncology de 2022: terapia dirigida contra el cáncer de mama avanzado que es RH positivo y HER2 negativo y usando biopsia líquida para guiar el tratamiento del cáncer de colon en estadio II

El tema de la reunión anual de la American Society of Clinical Oncology de 2022 es promover la atención equitativa del cáncer a través de la innovación. Del 3 al 7 de junio en Chicago, Illinois, y en línea, investigadores y médicos clínicos especializados en cáncer de todo el mundo se reunirán para analizar la investigación más reciente y cómo garantizar que todas las personas reciban la atención oncológica que necesitan.

EN ESTA PÁGINA 

Entre las investigaciones destacadas que se presentarán hoy se incluyen las siguientes: 

El sacituzumab govitecán retrasa el crecimiento del cáncer en personas con cáncer de mama avanzado positivo para receptores hormonales y negativo para el HER2

¿A quién impacta este estudio? Personas con cáncer de mama avanzado positivo para receptores hormonales y negativo para el HER2 cuyo cáncer no ha sido detenido por tratamientos previos. 

¿Cuáles fueron los hallazgos de este estudio? El ensayo clínico de fase 3 TROPiCS-02 encontró (en inglés) que el fármaco de terapia dirigida sacituzumab govitecán (Trodelvy) retrasó el crecimiento del cáncer un 34 % más que la quimioterapia estándar en personas con cáncer de mama avanzado positivo para receptores hormonales y negativo para el HER2 cuyo cáncer ha crecido a pesar de los tratamientos previos. 

El cáncer positivo para receptores hormonales y negativo para el HER2 es el subtipo más frecuente de cáncer de mama avanzado. El tratamiento estándar para las personas con este tipo de cáncer es la terapia hormonal con o sin terapia dirigida hasta que el cáncer crezca o se disemine, momento en el cual las opciones de tratamiento se limitan a la quimioterapia. En este estudio, los investigadores estaban evaluando si tratar a los pacientes en esta etapa con sacituzumab govitecán en lugar de quimioterapia sería mejor para retrasar el crecimiento o la diseminación del cáncer.

El sacituzumab govitecán es un tipo de terapia dirigida denominada conjugado de fármacos con anticuerpos. En este tipo de tratamiento, el anticuerpo se une a una célula cancerosa y luego administra el fármaco contra el cáncer que transporta para comenzar a destruir la célula cancerosa. Actualmente, el sacituzumab govitecán está aprobado para el tratamiento de personas con cáncer de mama triple negativo metastásico que ya han recibido al menos 2 tratamientos. 

En este estudio, se incluyeron 543 personas con cáncer de mama positivo para receptores hormonales y negativo para el HER2, metastásico o localmente avanzado, pero que no podía tratarse con cirugía. Todas las pacientes habían recibido antes tratamiento con terapia hormonal, con terapia dirigida y con 2 a 4 líneas de quimioterapia. Las pacientes fueron asignadas de forma aleatoria para recibir sacituzumab govitecán (272 pacientes) o quimioterapia estándar (271 pacientes). 

El estudio halló que el sacituzumab govitecán retrasó el crecimiento del cáncer más que la quimioterapia, con una mediana de retraso de 5.5 meses en comparación con 4 meses para aquellas que recibieron quimioterapia. La mediana es el punto medio, lo que significa que la mitad de las participantes experimentaron un retraso en el crecimiento durante más de 5.5 o 4 meses, respectivamente, y la mitad experimentaron un período más corto de retraso en el crecimiento. A los 6 meses de seguimiento, casi la mitad (46 %) de las participantes tratadas con sacituzumab govitecán no habían tenido crecimiento ni diseminación del cáncer, en comparación con aproximadamente un tercio (30 %) de las participantes en el grupo de quimioterapia. Estos porcentajes siguieron siendo más altos a 1 año para aquellas en el grupo de sacituzumab govitecán (21 % de las participantes) que aquellas en el grupo de quimioterapia (7 % de las participantes). 

Además, el porcentaje de participantes cuyos tumores se redujeron después del tratamiento fue mayor en el grupo de sacituzumab govitecán (21 % de las participantes) que en el grupo de quimioterapia (14 % de las participantes), al igual que el porcentaje de aquellas cuyos tumores se redujeron o no crecieron durante al menos 6 meses (34 % en comparación con 22 %, respectivamente). Por último, el tiempo que el cáncer respondió al tratamiento sin crecer o diseminarse fue más largo en aquellas tratadas con sacituzumab govitecán (7.4 meses) que en aquellas tratadas con quimioterapia (5.6 meses). No hubo una diferencia significativa en la supervivencia general entre los 2 grupos. 

Los efectos secundarios de los tratamientos se produjeron en ambos grupos, aunque los efectos secundarios se produjeron con mayor frecuencia en el grupo del sacituzumab govitecán (74 % de las participantes) que en el grupo de la quimioterapia (60 % de las participantes). Los efectos secundarios más frecuentes en ambos grupos fueron recuentos bajos de glóbulos blancos y diarrea. Sin embargo, pocas personas de ambos grupos experimentaron efectos secundarios lo suficientemente graves como para interrumpir el tratamiento. 

¿Qué significa esto para los pacientes? Para las personas con cáncer de mama avanzado positivo para receptores hormonales y negativo para el HER2 que tratamientos previos no lograron detener, el sacituzumab govitecán puede proporcionar una alternativa a la quimioterapia para retrasar el crecimiento y la diseminación del cáncer.

“Es muy gratificante ver el beneficio del sacituzumab govitecán para estas pacientes que han tenido opciones de tratamiento muy limitadas. Se necesita un seguimiento más prolongado para determinar el impacto en la supervivencia general, y análisis adicionales con especificación previa nos ayudarán a comprender el posible papel del sacituzumab govitecán en un entorno donde actualmente no hay otras opciones de tratamiento dirigido disponibles”.

—autor principal del estudio Hope S. Rugo, MD, FASCO
 University of California San Francisco Comprehensive Cancer Center
San Francisco, California 

Volver arriba

La biopsia líquida puede reducir la necesidad de quimioterapia después de la cirugía en algunas personas con cáncer de colon en estadio II 

¿A quién impacta este estudio? Personas con cáncer de colon en estadio II que se han sometido a cirugía. 

¿Cuáles fueron los hallazgos de este estudio? El ensayo clínico DYNAMIC de fase 2 (en inglés) determinó que el uso de biopsia líquida fue útil para guiar las decisiones de tratamiento después de la cirugía para personas con cáncer de colon en estadio II. Si la biopsia líquida no hallaba ADN de cáncer en la sangre de una persona después de la cirugía, no recibía quimioterapia y esto no aumentaba su riesgo de recurrencia, lo que evitaba que algunos pacientes recibieran tratamiento innecesario. 

La biopsia líquida utiliza una muestra de sangre para evaluar la cantidad de ADN de cáncer, también llamado ADN tumoral circulante (ADNtc), que se encuentra en la sangre de una persona. Las biopsias líquidas son útiles para detectar células cancerosas que podrían quedar en el cuerpo después de la cirugía, lo que puede ayudar a predecir el riesgo de recurrencia de una persona, que es la probabilidad de que el cáncer regrese, y guiar las decisiones sobre un tratamiento adicional. Este estudio evaluaba si la biopsia líquida podía ayudar a reducir la cantidad de personas con cáncer de colon en estadio II que necesitaron quimioterapia después de la cirugía sin aumentar su riesgo de recurrencia.

En este estudio, se incluyeron 455 personas que habían sido sometidas a cirugía por cáncer de colon en estadio II. Los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir tratamiento posterior a la cirugía utilizando orientación de la biopsia líquida (302 participantes) o la atención estándar sin biopsia líquida (153 participantes). Para aquellos en el grupo de atención estándar, los médicos utilizaron criterios como el estadio de la enfermedad y si el cáncer se había diseminado a los ganglios linfáticos o si había crecido a la pared intestinal para determinar el tratamiento posoperatorio. Aquellos del grupo de biopsia líquida a quienes se les encontró ADN de cáncer en la sangre 4 o 7 semanas después de la cirugía recibieron quimioterapia, mientras que aquellos en los que no se encontró ADN de cáncer en la sangre no recibieron tratamiento adicional. 

En una mediana de seguimiento de 37 meses, el estudio halló que los porcentajes de personas sin signos de reaparición del cáncer después del tratamiento (esto se denomina supervivencia sin recidiva) eran similares entre el grupo de biopsia líquida y el grupo de atención estándar. Esto es a pesar de que menos personas en el grupo de biopsia líquida reciben quimioterapia. En general, alrededor de la mitad de las personas del grupo de biopsia líquida necesitaron quimioterapia (15.3 % de los participantes) en comparación con las del grupo de atención estándar (27.9 % de los participantes). A los 2 años, el 93.5 % de las personas del grupo de biopsia líquida no mostró signos de reaparición del cáncer, en comparación con el 92.4 % de aquellas del grupo de atención estándar. A los 3 años, la tasa de supervivencia sin recurrencia fue de 91.7 % en el grupo de biopsia líquida y permaneció igual para el grupo de atención estándar en 92.4 %.

Las personas que recibieron quimioterapia en el grupo de biopsia líquida experimentaron un beneficio del tratamiento adicional, con una tasa de supervivencia sin recurrencia del 86 % a los 3 años.

Las personas del grupo de biopsia líquida en las que no se halló ADNtc y que no recibieron quimioterapia tuvieron un riesgo muy bajo de recurrencia (7.5 %) a los 3 años. Las personas sin ADNtc, sin quimioterapia posoperatoria y con factores de bajo riesgo, como cáncer en los ganglios linfáticos, tamaño del tumor más pequeño y otros factores, tuvieron un 3.3 % de riesgo de recurrencia. Incluso entre los participantes de este grupo que tenían un tumor que había crecido en la pared exterior del intestino, pero sin atravesarlo, el riesgo de recurrencia fue del 5.8 %. 

¿Qué significa esto para los pacientes? La biopsia líquida podría ayudar a determinar qué personas con cáncer de colon en estadio II se beneficiarán más de la quimioterapia después de la cirugía para reducir su riesgo de recurrencia, lo que finalmente evitará que algunas personas reciban quimioterapia que podría ser innecesaria. 

“Los resultados del estudio DYNAMIC son muy alentadores porque los datos previos sugieren que los pacientes con un puntaje de ADNtc positivo después de la cirugía tienen un riesgo muy alto de recurrencia si no se administra más tratamiento. Nuestros hallazgos muestran que, con el tratamiento adyuvante, los pacientes con ADNtc positivo obtienen un beneficio considerable de la quimioterapia, como un régimen basado en oxaliplatino”. 

— autora principal del estudio Jeanne Tie, MD
Walter and Eliza Hall Institute of Medical Research y Peter MacCallum Cancer Centre
Victoria, Australia 

Volver arriba

Manténgase informado 

Visite el blog de Cancer.Net cada día de la reunión para conocer más aspectos científicos destacados de la reunión anual de la American Society of Clinical Oncology de 2022 y cómo la nueva investigación afectará la atención del paciente. También puede mantenerse al día con las noticias de la reunión siguiendo Cancer.Net en Facebook y Twitter, donde puede seguir el hashtag #ASCO22

¿Le gusta lo que leyó aquí en Cancer.Net? Regístrese para recibir nuestro boletín electrónico Inside Cancer.Net todos los meses. 

Source